Pils

Historia: una copia de la Bohemian Pilsener adaptada a las condiciones de elaboración en Alemania.

 

 

Aspecto: pajizo a dorado leve, brillante a muy cristalina, con espuma blanca, cremosa y duradera.

 

Aroma: típicamente presenta un carácter liviano a grano de la malta Pils (a veces como el Graham cracker) y distintivo de lúpulos nobles florales o especiados. Limpio, sin ésteres frutados, sin diacetílo. Puede tener un aroma inicial a sulfuro (proveniente del agua y/o la levadura) y una baja nota de fondo de DMS (de la malta Pils).

 

 

Sabor: fresca y amarga, con un gusto final que va de seco a medio seco. De maltosidad moderada a moderadamente baja bien atenuada, aunque son aceptables algunos sabores a grano y a un ligero dulzor de la malta Pils. El amargor del lúpulo domina el gusto, continúa hasta el final y persiste en el retrogusto. El sabor del lúpulo puede ir de bajo a alto pero sólo provendrá de los lúpulos nobles alemanes. Limpia, sin ésteres frutados, sin diacetílo.

 

Sensación en boca: cuerpo medio liviano y de carbonatación media a alta.

 

Impresión general: cerveza refrescante, límpida, cuyas características prominentes son el amargor de los lúpulos nobles alemanes acentuado por sulfatos en el agua.

 

Comentarios: más seca y más fresca que una Bohemian Pilsener, con un amargor que tiende a persistir más en el retrogusto debido a la atenuación más alta y a un agua con mayor presencia de sulfatos. Más liviana en cuerpo y color, y de mayor carbonatación que la Bohemian Pilsener. Los ejemplos modernos de las German Pilsners tienden a volverse más pálidas en el color, más secas en el gusto final, y más amargas a medida que se van del sur al norte de Alemania.

 

Ingredientes: malta Pilsner, variedades de lúpulos alemanes (especialmente las variedades nobles tales como Hallertauer, Tettnanger y Spalt, para gusto y aroma), agua con nivel medio de sulfatos, levadura lager alemana.