Kellerbier

Historia: creada en Munich en 1895 en la cervecería Spaten por Gabriel Sedlmayr para competir con las cervezas de estilo Pilsner.

 

Aspecto: amarillo medio a dorado pálido, con espuma cremosa y blanca. 

 

Aroma: grano dulce agradable, predomina el aroma limpio de la malta Pilsen. De bajo a moderadamente bajo a lúpulo noble especiado, y una leve nota de fondo a DMS (de la malta Pilsen). Sin ésteres o diacetílo.

 

Sabor: perfil maltoso, levemente dulce. Predominan los sabores de los granos y la malta Pilsen, con un nivel bajo a medio-bajo del amargor del lúpulo, que soporta el gusto maltoso. Sabor a lúpulo noble especiado de bajo a moderadamente bajo. El gusto final y el retrogusto permanecen maltosos. Limpia, sin ésteres frutados y sin diacetilo.

 

Sensación en boca: cuerpo medio, carbonatación media, maltosidad suave, sin trazas de astringencia.

 

Impresión general: maltosa pero claro ejemplo de la malta Pils plenamente atenuada.

 

Comentarios: diferente a la Pilsner pero como su prima, la Munich Dunkel, la Helles es una cerveza con una maltosidad acentuada, que no es demasiado dulce, sino 10 más bien que acentúa el sabor de la malta con el subyacente amargor del lúpulo en un rol secundario.

 

Ingredientes: agua con carbonatos moderados, malta Pilsner, variedades de lúpulos nobles alemanes.